Select your language:



Razas y alimentación

breeds_feeding_beef_1
breeds_feeding_beef_2
breeds_feeding_beef_3
breeds_feeding_beef_4
breeds_feeding_pork_1
breeds_feeding_pork_2
breeds_feeding_pork_3
breeds_feeding_pork_4

Vacuno

Se cree que todo los animales que componen el ganado domestico evolucionaron de un único ancestro común, los Uros, a día de hoy extintos.

Actualmente nos encontramos con dos razas principales, Bos Indicus y Bos Taurus. La primera es una raza adaptada al clima cálido la segunda es la especie típica del ganado en Europa, esta última se adapta mejor a temperaturas frías.

La raza de los animales determina parámetros cruciales en el animal como la tasa de crecimiento, la eficiencia reproductiva, la habilidad maternal o el producto final del ganado. Es por ello que los productores consideran estos factores clave en el proceso de producción, a la hora de elegir la raza se tienen en cuenta la demanda del mercado, el clima, la disponibilidad y calidad de la alimentación para los animales, razas complementarias y el coste y disponibilidad de animales de raza pura. Todos estos aspectos se tienen en cuenta a la hora de tomar la elección final de la raza a producir.

Hay más de 60 razas de ganado en U.S. Aproximadamente 20 de estas razas son genéticamente aptas para la producción de carne para el consumo humano.

Los ganaderos tienen una amplia experiencia en el arte y ciencia de cuidar y garantizar la calidad de los animales. La industria ganadera formalizó el primer programa de calidad a finales de los setenta con la puesta en marcha de “Beef safety Assurance” Garantía de seguridad del ganado. Un programa diseñado para ayudar a los ganaderos a mejorar la seguridad de sus prácticas y cumplir las expectativas de los consumidores.

El programa educa a ganaderos sobre el correcto uso de los productos farmacéuticos en animales y el tiempo que debe transcurrir hasta que un animal que haya sido tratado puede incorporarse al proceso de producción de la carne.

El programa Beef Quality Assurance (BQA), fue el primero de su tipo en el mundo, seguido como ejemplo posteriormente en otros países. BQA se inició en 1982 por los propios ganaderos como un programa de seguridad proactiva en las granjas. Se estableció oficialmente en 1987 para proporcionar a los ganaderos principios, herramientas y educación necesaria para garantizar la atención adecuada del ganado. Hoy en día el programa cuenta con la Administración de Comida y Medicamentos (FDA), La Agencia de Protección Medioambiental (EPA) y el Departamento de Agricultura de Estado Unidos (USDA) asó como el control de peligros y puntos críticos (HACCP)

Cerdo

Hoy en día se crian cerdos más magros que en tiempos pasados. Si comparamos los cerdos actuales con los criados en los años cincuenta podemos ver como el cerdo de hoy en día contiene un 75% menos de grasa. En tiempos de la II Guerra Mundial los cerdos contenían una media de 7,26cm de grasa dorsal, hoy en día la media está en 1,9cm. En aquella época el mercado demandaba manteca de cerdo para la fabricación de armamento.

Los consumidores, y como consecuencia los procesadores, prefieren cerdo magro por lo que los productores crían cerdos con esta característica, con más masa muscular y menos grasa. El cerdo magro es el resultado de la investigación y nuevas tecnologías que permiten seleccionar los cerdos genéticamente más aptos. Los productores crían cerdos de raza pura de 8 grandes razas:

  • Yorkshire (or Large White)
  • Duroc
  • Hampshire,
  • Landrace,
  • Berkshire,
  • Spotted,
  • Chester White
  • Poland China

Breeds & feeding pork

Los productores también utilizan diversas líneas genéticas derivadas de las razas puras. Prácticamente todos los cerdos del mercado son producto de los cruces, a través de los cruces se obtienen distintas ventajas genéticas como la heterosis o vigor hibrido.

La heterosis es un fenómeno biológico en el que a partir de cruzar dos razas o líneas genéticas diferentes, se obtiene una descendencia mejorada. En el caso de la industria porcina se obtienen cerdos que crecen más rápido, tienen tasas de mortalidad inferiores y llevan a cabo la conversión de alimento en carne con una mayor eficiencia.

El sistema de cría rotatorio implica la utilización sucesiva de los verracos de diferentes razas y la retención de las hembras que tienen una tasa de crecimiento superior, con un índice menor de grasa y una Buena capacidad de reproducción. Estos sistemas reducen los gastos y riegos de la cría de cerdo.

Sin embargo, la retención de las hembras más adecuadas implica también la selección de los mejores sementales de cara a generar la mejor carne de cerdo (poca grasa dorsal y mucha musculatura) una producción eficiente (asimilación de la alimentación y tasa de crecimiento) y una correcta reproducción (número de lechones por camada y capacidad de amamantar).

Se buscan obtener verracos que superen los valores medios en estos tres aspectos o en alguno de ellos.

El sistema de crianza terminal implica el cruce de cerdos con líneas genéticas preseleccionadas por su capacidad para generar la mejor carne de cerdo con las mejores características de producción junto con cerdas que una gran capacidad para la reproducción. Estos apareamientos se suelen hacer por inseminación artificial y producen crías que son comercializadas con la etiqueta de “terminal”, sin cerdas retenidas para la cría.

En la actualidad, la producción de carne de cerdo combina distintos elementos que forman parte de un complejo proceso de conversión alimentos como cereales forrajeros, ingredientes de piensos ricos en proteínas, vitaminas, minerales y agua en cerdos vivos y finalmente, en carne de cerdo y productos porcinos. El objetivo final es alcanzado a través de cinco sistemas básicos de producción:

Explotaciones de ciclo completo: en las que están presentes todas las etapas de producción, desde la cría hasta que los cerdos alcanzan el peso de mercado, unos 125Kg.

  • Explotaciones que comprenden desde el nacimiento hasta que los cerdos alcanzan un peso entre 18 y 27 kilos.
  • Explotaciones de cría hasta destete: es en estos criaderos donde los cerdos destetados alcanzan el peso de 5 a 7 kilogramos y posteriormente pasan a otras explotaciones donde completan su desarrollo.
  • Explotaciones de destete a engorde: en estas granjas se compran los cerdos ya destetados y se alimentan hasta que alcanzan el peso de mercado.
  • Explotaciones de ceba: granjas donde se compran los cerdos con un peso de 10 a 15 kilos y se engordan hasta que alcanzan el peso de mercado.

El alimento es el principal input en la producción de cerdos. De hecho la alimentación supone más de un 65% de todos los costes de producción. El promedio de conversión alimenticia, o kilos de alimento requeridos por cada kilo de cerdo producido, es de 3.0 o 3.2, este promedio está mejorando de manera constante (siendo cada vez más bajo). Esta cifra incluye a los alimentos suministrados a los verracos y cerdas.

Se utiliza una selección variada de alimentos en la proporción adecuada para crear dietas equilibradas en las distintas etapas de desarrollo del cerdo.

Para conseguir el aporte energético necesario en forma de carbohidratos y grasas se utilizan cereales como maíz, cebada, sorgo, avena o trigo.

Semillas oleaginosas y harina de soja son la principal fuente de proteínas, componente fundamental en la formación de los músculos y otros órganos. Vitaminas y minerales, tales como calcio y fósforo, también se incluyen en su alimentación para crear dietas balanceadas. Normalmente los cerdos jóvenes son alimentados con una dieta que contiene de un 20 a un 22 por ciento de proteína cruda. La dieta va cambiando a medida que el cerdo crece adaptándose así a sus necesidades nutricionales.

Las dietas equilibradas mejoran el crecimiento y rendimiento de los cerdos y reducen el desperdicio de nutrientes.

Los niveles de proteína cruda suelen bajar progresivamente hasta que las dietas de los cerdos llegan a un nivel de entre 13-15 por ciento de proteína cruda. La concentración de otros nutrientes en la dieta varía de forma similar que la de la proteína.

Bienestar animal

Los productores de cerdo se preocupan por el bienestar de los animales por varias razones. La principal es que los productores sienten la responsabilidad personal y moral de hacerlo.

Los productores son conscientes de que los cerdos son seres vivos y como tales, deben recibir un nivel de atención que favorezca su bienestar. Como mínimo, los productores porcinos de Estados Unidos se comprometen a:

  • Proveer alimento, agua y un ambiente que garantice el bienestar de sus animales.
  • Proporcionar cuidados adecuados en la manipulación y el transporte de cerdos a lo largo de cada etapa de vida.
  • Proteger la salud del cerdo y proporcionar el tratamiento adecuado, incluida la atención veterinaria en caso de que sea necesario.
  • Utilizar procesos adecuados para la práctica de la eutanasia, en los casos que sea necesario, cerdos enfermos o heridos que no respondan a la atención y el tratamiento médico.

Los productores de cerdos son conscientes de que hoy en día los consumidores están cada vez más interesados en conocer el origen y proceso de cría de los animales. También saben la importancia que tiene para los mismos el hecho de que los animales reciban un trato adecuado durante todo el proceso de producción garantizando en todo momento el bienestar animal.

Además, el buen cuidado de los animales proporciona una ventaja económica. Los animales que son cuidados apropiadamente crecer más rápido y de forma más eficiente que los que no lo son. Las buenas prácticas en el de cuidado de animales promueven la buena salud, lo que reduce los costos de producción asociados a los servicios veterinarios y de sanidad animal.

wecare

Iniciativa We Care

La industria porcina pone en marcha la iniciativa We Care, un esfuerzo conjunto entre los programas Checkoff y el Consejo Nacional de Productores Porcinos, que ayuda a demostrar que los productores porcinos están comprometidos con el bienestar de sus animales. We Care también abarca el compromiso de los productores de producir alimentos inocuos y llevar a cabo buenas prácticas medioambientales.

La industria porcina cuenta con numerosos programas, incluyedo Pork Quality Assurance® Plus (PQA Plus®) y Transport Quality Assurance® (TQASM), para apoyar el bienestar de los animales y mantener un suministro de carne de cerdo segura y de alta calidad. La iniciativa We Care une todos sus esfuerzos para potenciar una buena opinión pública de la industria porcina como un negocio autorregulado que se gana día a día la confianza de los demás.


Share this page on social networks: